jueves, 17 de abril de 2014

Acosta Saignes, Miguel, Bolívar: acción y utopía del hombre de las dificultades (1977) Por Eloy Reverón


Magistralmente resumida, y como resultado de años de estudio sobre la formación histórico cultural del pueblo venezolano, el profesor Acosta Saignes nos coloca en contacto con en el genio de Bolívar que brota de todo lo que el hombre de "carne y hueso" pudo aprender de todos y cada una de las personalidades y grupos sociales y étnicos que participaron en el proceso político militar que emprendió la ruptura con el vínculo colonial establecido tres siglos atrás en esta "Tierra de Gracia".  

Un esfuerzo excepcional y ejemplar de historia de los Libertadores, de los trabajadores, de los pobres, elaborado desde la raíz, utilizando las fuentes manadas desde los propios protagonistas.Ver más

domingo, 17 de noviembre de 2013

La revelación de Morgan Capitán William Morgan Eloy Reverón

En Estados Unidos estalló una reacción antimasónica producto del surgimiento de un partido antimasón que había seguido al poder oculto, según uno de sus fundadores Taddeus Stevens (1792 1868), se debía a la impunidad en un crimen cuyos autores habían sido los miembros de una logia que habían ajusticiado a uno de sus afiliados por revelar el secreto masónico en un libro de su autoría. No pudieron sentenciar a ninguno de ellos porque ni si quiera apareció el cadáver de la presunta víctima, el hermano Willian Morgan (1775 – 1826). Después de este escándalo, el libro se vendió muy bien gracias a esta macabra publicidad, pero la popularidad de la masonería estadounidense se derrumbó hasta la posterior llegada del general Albert Pike, quien redactó el dogma y ritual de los 33 grados, y después le diera un relanzamiento diferente. Hubo decretos de proscripción de la masonería en muchos países. 
Willian Morgan (1775 – 1826)
Durante esos años de auge de la masonería estadounidense, al parecer, comenzaba la masonería a mostrar sus primeros signos institucionales en Venezuela a partir de 1824, fecha cuando la tradición masónica, y algunos datos aislados, nos señalan como el posible año de la fundación de la Gran Logia de la República de Colombia con sede en la ciudad de Caracas, presidida por el Licenciado Diego Bautista Urbaneja (1782 1856).


 

La búsqueda Mirecea Eliade

Leer más
1.- Un nuevo humanismo
2.- La historia de las religiones en restrocpectiva:
1912 y después
3.- La búsqueda de los "orígenes de la religión
4.- Crisis y renovación
5.- El mito cosmogónico y la "historia sagrada"
6. Paraíso y utopía: geografía mítica y escatología
7.- La iniciación y el mundo moderno
8.- Prolegómenos al dualismo religioso: díadas y polaridades

viernes, 13 de septiembre de 2013

Apuntes para la historia de la logia Unanimidad N 3 de La Guaira por Eloy Reverón

           Logia Unanimidad N 3 La Guaira

Los QQ:.HH:. de La Guaira escriben en este folleto una serie de datos que constituyen un aporte considerable para la construcción de la Historia de la Masonería en Venezuela. No obstante que existen algunas lagunas, normales en este tipo de investigaciones, pero sin restarle la debida consideración y respeto que merece este tipo de iniciativas.
Menciona algunos antecedentes "masónicos" a la existencia de la logia Unanimidad N 3 de La Guaira, entre los que vale destacar, la existencia de una logia llamada Cartago, que además contó con carta patente de la logia de Pensylvania bajo el número 176 y con fecha 4 de abril de 1809. Este último dato coincide con la fecha de la llegada a la masonería a Venezuela que señala el Q:.H:. José de Jesús Castro, llegó la masonería a Venezuela en 1808 eso lo escribió en una nota del editor que agrega a la traducción del libro de CLAVEL, F.T. Bègue  Historia de la Francmasonería y de las Sociedades Secretas antiguas y modernasCaracas, Caracas, Imp. José de Jesús Castro, 1858, 276 p.. Para los masones de Caracas, 1853, cuando se dirigen al presidente Monagas solicitando amnistía para el general Mariño, preso por una intentona golpista, le recordaron la generosidad de los QQ:.HH:. Bolívar y Morillo, al
El Abrazo de Santa Ana de Trujillo
acordar el principio del fin de la Guerra a muerte. 
Otra pieza documental  perfectamente ensamblada dentro de la lógica historiográfica resulta la noticia que ofrece en la página 18 "El 11 de noviembre de 1822, fueron expedidas bajo los números 75 y 76 por la Grand Lodge of Maryland, las cartas patentes para la Resp:. Log:. Unanimidad y Bolívar respectivamente, ... Años más tarde, encontramos en el Archivo de la ANH, un documento firmado por el General Páez, donde solicita una patente semejante, y dice que por consejo del Q:.H:. John King, quien había sido emisario de las logias de Barcelona, La Guaira y Cumaná, fechada en 1823. En este folleto también mencionan al hermano King, sobre cargo de una línea estadounidense que cubría la ruta. El Cónsul británico en La Guaira, Sir Robert Ker Porter, menciona a King un par de veces en su Diario.

Texto de Vanegas
haciendo click
En otra pieza clásica de la documentación masónica, Carta al Maestro Agustín Beroes dirigida por Ricardo Vanegas, expresa su conocimiento de la introducción de la masonería a Venezuela, en 1817, en los regimientos militares, tanto patriotas como realistas.
En nuestro libro Herederos de las Guildas (Masonería, Rituales y Cofradías) Caracas, IVEM, 1995 dedicamos un espacio a la masonería en La Guaira, y lo ampliamos y corregimos en una edición especial de aniversario del semanario Las Verdades de Miguel. Encartado con el Título La Historia Oculta de Venezuela, "Genealogía de las logias" Caracas, mayo de 2005. 

En la década de los noventa veíamos el asunto así: "Existen publicaciones que aseguran que la constitución de la primera logia venezolana fue en  Carúpano en 1814, conocida como la logia Patria[1]. Otras hablan de La Asunción[2], o de la logia Protectorade las Virtudes N 1 de Barcelona fundada en 1812[3]. La Logia Cartago en La Guaira en 1809.[4] Pero las referencias bibliográficas más antiguas que se conocen provienen de la época de internacionalización de la Guerra de Independencia. Los primeros masones que dejaron testimonio de su presencia como tales son de origen europeo, una vez más como en las Islas del Caribe, dentro de las guarniciones militares británicas francesas y españolas."  El tema es que todas las obras citadas se fundamentan en tradición oral en el mejor de los casos, y con serias contradicciones de marco histórico.
"Vale la pena destacar que ni Salvatti ni Tavera Acosta mencionan las logias de La Guaira, menos la leyenda de la logia masónica de Picornel en la prisión del castillo de San Carlos en ese puerto. Además  observamos que no se engaña con respecto a las reuniones de los jóvenes mantuanos que tenían lugar en la casa de campo de los Bolívar, que otros emocionados masones acríticos como Castellón quienes las señalan como reuniones masónicas. No cae en estas tentaciones  porque revisó el trabajo de Jorge Bejarano, sobre los Orígenes de la Independencia, con respecto a las reuniones de los jóvenes mantuanos en la quinta Bárcenas, propiedad de la familia Bolívar, el cual fue publicado en Bogotá en el año 1925. La creatividad literaria de Francisco Tosta García alude una reunión más íntima y secreta dentro de las reuniones de los jóvenes mantuanos en la Quinta de Bárcenas. Pero de allí, a tenidas masónicas para conspirar existe un trecho amplio."
En este particular debo destacar, que Bartolomé Tavera Acosta, historiador y masón, dedica el último capítulo de su segundo tomo a la masonería, muestras serias dudas respecto a la condición masónica de las reuniones de los conspiradores de Bárcenas.
Profesor Francisco Stormrs
autor de este preciado regalo historigráfico
Especial mención amerita la opinión del QQ:.H:. Francisco Storms en su trabajo que lleva el nombre de su logia en Respetable Logia Bolívar y Morillo Nº 91, Valera, Impresos Castillo, 1988, donde nos escribe:"Muchos están de acorde en que con la llegada de los desterrados por la conjura patrocinada por la logia de Madrid, conocida como los Cerrillos de Juan (San Blas)  y estos prisioneros al ser visitados por nativos de La Guaira encontraron campo propicio para fomentar sus ideales Libertarios y allí prende la llama en la conocida rebelión de Gual y España y todas las implicaciones posteriores.

En la Guaira debieron funcionar algunas "Sociedades secretas o sociedades patrióticas" y cuyos nombres suelen citarse como Cartago, Aurora o Guaira". Esta es una de las opiniones más sanas que he reseñado sobre esta hermosa tradición. Es difícil creer la historia de unos presos que iniciaron a sus carceleros en la masonería, y aquellos, a cuenta de hermanos, los dejaron escapar. Pienso que en la trayectoria histórica de los hombres que se iniciaron en la masonería, hay una vocación de servicio y trabajo por el bien de la sociedad, que va más allá, de la fama de conspiradores que le achacan sus enemigos. Esto no quiere decir tampoco que no se presta su estructura organizativa para montar una conspiración como la que montó Francisco de Miranda inspirado en los libros de masonería que le compró a su librero Pedro Antonio Lelaux. Nos queda para otro espacio la forma como abordó Celestino Romero, el tema de Gual y España.

[1] SALVATTI, MANUEL A. Anotaciones Históricas sobre la masonería en Carúpano desde 1814 a 1918 México, Ed. Menphis, 1962, 59 p. Recopilación IVEM N 19, Caja 19 N 1 fls 4-32
[2] Subero, Jesús Manuel, La más antigua logia masónica de Venezuela. P.6. 
[3] Storns, Francisco, Respetable Logia Bolívar y Murillo Nº 91, p 122
[4] Trabajo colectivo de la Logia Unanimidad de La Guaira

martes, 3 de septiembre de 2013

Sobre El Conde de Aranda en mis fichas de Ferrer Benimeli por Eloy Reverón

En reciente entrevista que me hicieron en un canal internacional de televisión me preguntaron sobre el Conde Aranda como supuesto organizador de un complot masónico a favor de la Independencia de la América hispana. Los remití al doctor Ferrer, pero no consideraron mi consejo porque ya les había anunciado lo que pensaba sobre esas fabulosas especulaciones propuestas por la antimasonería. Al parecer, los programas buscan sintonía a través de elementos escandalosos o misteriosos. Con respecto al conde Aranda Ferrer escribió lo siguiente:

" Otro caso francamente revelador es el del conde Aranda, del que por el mero hecho de su intervención en la expulsión de los jesuitas (de América en 1767), se ha querido hacerle poco menos que el fundador de la Masonería en Española, cuando todavía está por probarse que era masón, por no fijarnos en otros "Títulos" con que se ha querido, y en parte conseguido, identificar al conde aragonés, títulos que como hemos podido ver apoya su tan pretendido como falso Gran Maestrazgo de la Masonería.(p. 217)

Algunos detalles sobre esta monumental obra pueden ser leídos haciendo click sobre el Título.
Masonería, Iglesia E Ilustración (Un conflicto ideológico-político-religioso) Madrid, Editado por la Fundación Universitaria Española, Seminario Cisneros, 1977.


sábado, 18 de mayo de 2013

Comentarios de Eloy Reverón relativos a Las Francmasonerías de Jean Charles Pichon


Pichon Jean Charles (1920 2006) Historia Universal de las sectas y las sociedades secretas,(Tomo I) Barcelona, Ed. Bruguera, 1971, (1Ed 1970 550p)  pp 319 - 341 (Capítulo 13) Las Francmasonerías
Para Leer el capítulo
haga Click aquí
Tenemos noticia de su vinculación al Gran Oriente Francés en 1949. El tema de la francmasonería está tratado en un capítulo de esta obra donde encontramos información útil sobre los orígenes de la franc masonería, James Anderson (1684 1739), André Michael Ramsay (1686 1743), El Rito Escocés, La observancia estricta y el advenimiento de la Razón.
 Pichon forma parte de un grupo que permite un abordaje inicial de la historia de la masonería, sin la amplitud y profundidad necesarias requeridas. Su virtud es precisamente de que vienen dentro de un contexto de obras que tratan el tema de las sociedades secretas como René Alleau Las Sociedades Secretas, París L’Encyclopedie Planéte, s.f. 254 p., D.E. Brien, Les Societés Secretes de Mystéres, Paris, Payot, 1941., Giovani De Castro, íl mondo mondo secreto, Milano,, G. Daelli, 1864, 9 vol, N. Deschamps, Les societés secrétes et la Societé, Paris, Dudin, 1880, 3 vols, 335 + 654+ 702 pp., J. Heron Lepper, Les Societés secretés de l’Antiquité á nos jours, Paris, Payot, 1933, 316 p., Serge Hutin, Les Societés secretés, Paris, P.U.F., 1952, 125 p., Claude, Jannet Les Societés secretés, Paris, Librar. Soc. Bibliog., 1878, 6Ed, 128 p., Albert Lantoine, Les Societés secretés actuelles en Europe et en Amérique, Paris, Leroux, 1940, XVI + 151 p., Eugéne Lennhoff, Histirie des politiques Societés secretés au XIX et au XX siécle Carbonari Decembristes Soc, Irlandaises…, Paris, Payot, 1934, 365 p., C.K. Morberger Thom, Enigmas de las sociedades secretas, Madrid, Barcelona, México, Daimon, 1961, 391 p., Santiago Valenti Camps & Enrique Massaguer, Las sectas y las sociedades secretas a través de la historia, Barcelona, Ed Literaria, 1912 2Vols. Y  Pedro Zaccone, Historia de las sociedades secretas antiguas y modernas, Madrid, Murcia y Martí, 1880, 2 Vols, entre otros.
Las logias perduran en el tiempo, las sectas son transitorias
Llama nuestra atención que desde el principio establece una diferencia entre las sectas y las logias. Deja claro que para 1783 las sectas se contaban por millares, y a menudo por centenares. En cambio las logias se contaban por centenas de millar. Explica esta realidad debido a que las sectas morían a causa de su inutilidad social. Por el contrario, argumenta que …,las logias inglesas habían castrado a su rey; las francesas iban a decapitar el suyo; en unas naciones todavía inexistentes, las logias neoyorquinas y las prusianas suscitaban la idea de patria.(p.319)

El título del capítulo en plural se explica porque plantea la existencia de dos concepciones míticas opuestas, a las cuales representa simbólicamente con el Templo y la Logia. Señala a Elías Ashmole quien hace mención a la logia como el nombre de una reunión celebrada en el Templo o mason’s  hall. La Logia vinculada con la luz de la razón y el Templo reproduce al templo de Salomón. También plantea la existencia de un doble esoterismo, uno de tradición bíblica y el otro vinculado a algunas leyendas confusas.


Anticuario, Oficial de Armas, astrólogo, alquimista

Pichon expresa un punto de vista interesante relativo a los Old Charges donde aparecen algunas normas de urbanidad y convivencia social que él interpreta…, como su una de las finalidades de la francmasonería, por aquellos tiempos, hubiese sido permitir a sus miembros que consiguieran cierta ´ “promoción social” ´, que les sirviera para liberarse.” Esta apreciación de Pichon proviene de la lectura de un texto publicado en el número 252 de la revista El Simbolismo, Paris, 1961, en un artículo firmado por Mario Lepage, quien declara a 1717 como el inicio del declive de la auténtica masonería operativa del espíritu, guardando distancia de la masonería operativa de las obras sacras, y en cierta forma a la masonería especulativa de 1717. En este sentido coincide con Fermín Vale Amesti, autor de El Retorno de Enoc, quien ocupara el cargo de Gran Maestro en la Gran Logia de Venezuela, miembro fundador de la Logia Gahandi N 114 de Caracas. Casualmente su libro fue publicado primero en Francia que en Venezuela. Comparte con Pichon y René Guenon ese punto de vista de una masonería operativa del espíritu, aunque no lo menciona expresamente.
Figura en la lista de los GG:.MM:.
Entre al enlace haciendo click
En lo que sí enfatiza es en la idea de Henry Felix Marc(1841 1893)…, que la francmasonería especulativa nace al mismo tiempo que la gran logia de Inglaterra y ´ “ conquistará el mundo” ´, aseveran todos el mismo hecho, aunque interpretándolo en el sentido de su mítica personal.” (Citado por Pichon p. 321) 

Ubicado de esta manera, confronta la visión legendaria presentada por los primeros masones británicos modernos, la cual sostiene que el tránsito  de simples albañiles al de burgueses alternando con nobles decadentes, de personajes míticos recién regresados de Tierra Santa, con aires de caballeros andantes, empleados en la construcción de catedrales, con leyendas de compañeros asesinos simbólicos que matan a su maestro interno y resucitan como el mismo Nazareno.
Antes de seguir adelante con los comentarios al texto de Pichon, debemos hacer un paréntesis para no perder de vista a la tradición de los picapedreros de la catedral de Strasburgo, de la cual encontró testimonios el Canónigo Gradenier.