domingo, 30 de julio de 2017

José de Jesús Castro una cita necesaria Eloy Reverón

En la Biblioteca Nacional de Venezuela se encuentran dos ediciones de la obra del historiador masón francés CLAVEL, F.T. Bègue, Historia de la Francmasonería y de las Sociedades Secretas antiguas y modernas, Caracas, Caracas, Imp. José de Jesús Castro, 1858, 276 pp. En la cual menciona aspectos de la historia de la Masonería en Venezuela.


El impresor, José de Jesús Castro no se quedó allí no más, quiero decir que no se contentó con  publicar la traducción de su Pintoresca Historia de la Masonería y de las Sociedades Secretas, de la cual se han editado varias versiones en españa, incluso una más o menos reciente, en el año 1988, digo reciente si tomamos en cuenta que la edición de la gráfica es la tercera y corresponde a la tercera edición.

En Biblioteca Nacional está una edición de 1848, si no me traiciona mi memoria. Tantas ediciones nos ha permitido reparar algunas omisiones en la edición que realizara J.J.Castro, en virtud de no comprometerse como masón, en algunas querellas que pululaban en la vida masónica de la Caracas de mediados del siglo XIX.

Le agregó un pequeño detalle a su edición de 1858. Al final de la Primera parte: Historia Pintoresca de la Francmasonería, que para nosotros fue reveladora de muchos secretos, o discreciones masónicas de la época y años posteriores.

Sobre el manipulación que hiciera el doctor A. Valdivieso Montaño, sobre una cita al texto agregado a esta edición de J.J. Castro un siglo más tarde nos vamos a referir al desencubiemiento de un mito creado por Valdivieso sobre los prisioneros de la Conspiración de San Blas, presos en La Guaira, y que gracias a una idea de cómic: iniciar a los carceleros en los misterios de la masonería, y una vez hecho hermanos, los dejaron escapar.

El Archivo del General Landaeta Rosales Eloy Reveróón

El doctor Miguel Santana Mujica (1928-2009) solía decir que dónde estaba el lugar para colocar la estatua del vecino de La Candelaria que recopiló la información más cuantiosa y útil para la salvaguarda de la memoria histórica de Venezuela, de Caracas, y de su parroquia La Candelaria.

En este momento estamos recopilando y ordenando información del Archivo de IVEM para este espacio. La gente que frecuenta nuestros blogs tendrá una relación sobre la vida y obra de este insigne Venezolano.




Tomada del Archivo de Manuel Landaeta Rosales
Cortesía de Miguel Santana Mujica

Francisco González Guinan y la Historiografía Masónica Eloy Reverón

En este momento nos encontramos seleccionando información para este espacio. 
Disculpe la molestia.

viernes, 7 de abril de 2017

Mirar hacia adelante por Jorge Núñez Sánchez*

Ha terminado finalmente la campaña electoral y se ha proclamado al binomio vencedor en esta contienda cívica, formado por el licenciado Lenín Moreno Garcés y el ingeniero Jorge Glas Espinel, quienes serán, a partir del 24 de mayo próximo, los nuevos Presidente y Vicepresidente de la República.
El Historiador Jorge Núñez
Durante la presentación de su libro
Ecuador: Revolución Ciudadana y Buen Vivir
Caracas 2015

Ha sido una durísima campaña, en la que han menudeado las acusaciones falsas, las ofensas e incluso las calumnias, al calor de un ambiente crispado por la pasión política. También ha contribuido a ese ambiente el uso irresponsable y audaz de las redes sociales, que algunos se han esforzado en convertir en un estercolero.

Pero todo eso ha terminado finalmente y el país se empeña en retomar su tranquila vida cotidiana, aunque conspiran contra ello el candidato derrotado y su pequeña hueste de fieles, que batallan contra la verdad y la lógica electoral con tal de continuar su griterío y acusar a otros de su derrota.

Como parte de su estrategia de combate, que parece haber sido diseñada en otro país, ellos buscaron posicionar desde el inicio, como eje central de su campaña, la acusación de que el Gobierno había montado un fraude electoral para perjudicarlos. Y a esa estrategia sumaron tácticas de agitación y provocación encaminadas a minar la autoridad pública, imponer sus puntos de vista y, en caso de ser vencidos, empujar un golpe de Estado.

Así se desarrolló la primera vuelta, en la que la tan denostada autoridad electoral actuó con la mayor transparencia, al punto que les reconoció a ellos el derecho a pasar a una segunda vuelta. Ahora, derrotados en el balotaje, se empeñan en calentar las calles y promover eso que en Venezuela llaman una ‘guarimba’, ayudados por agitadores venezolanos traídos expresamente para ello. No es difícil concluir que lo que buscan estos malos perdedores es anarquizar el país y, si fuera posible, provocar un golpe militar.

Por suerte, el Ecuador de hoy es un país con profunda convicción democrática, en el que la inmensa mayoría de sus habitantes entiende que una competencia electoral tiene siempre vencedores y vencidos, y que, concluida ella, es hora de volver a vivir en paz y sin sobresaltos.

La otra ventaja de esta hora es el buen talante espiritual del Presidente electo, que sin duda contribuirá a calmar los ánimos crispados de algunos actores políticos. Hombre calmo y de buen humor, además de ser un líder de gran sensibilidad social, Lenín Moreno ha ofrecido gobernar para todos los ecuatorianos y ha mostrado su indeclinable vocación por el diálogo con todas las fuerzas políticas y sociales.

Ese es un buen augurio para Ecuador, un país que en la última década ha realizado un gran esfuerzo de desarrollo social y ha creado una formidable infraestructura para emprender el cambio de su matriz productiva, pero que todavía está afectado por graves inequidades y factores de atraso económico. Por eso, para continuar con el esfuerzo de desarrollo iniciado por la Revolución Ciudadana bajo la mano maestra del presidente Rafael Correa, necesitamos paz, orden y reconciliación nacional, ahora bajo la sabia conducción del presidente Lenín Moreno.
Jorge Núñez Sánchez -*Director de la Academia de Historia de Ecuador

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/mirar-hacia-adelante
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. 
www.eltelegrafo.com.ec

jueves, 17 de abril de 2014

Acosta Saignes, Miguel, Bolívar: acción y utopía del hombre de las dificultades (1977) Por Eloy Reverón


Magistralmente resumida, y como resultado de años de estudio sobre la formación histórico cultural del pueblo venezolano, el profesor Acosta Saignes nos coloca en contacto con en el genio de Bolívar que brota de todo lo que el hombre de "carne y hueso" pudo aprender de todos y cada una de las personalidades y grupos sociales y étnicos que participaron en el proceso político militar que emprendió la ruptura con el vínculo colonial establecido tres siglos atrás en esta "Tierra de Gracia".  

Un esfuerzo excepcional y ejemplar de historia de los Libertadores, de los trabajadores, de los pobres, elaborado desde la raíz, utilizando las fuentes manadas desde los propios protagonistas.Ver más

domingo, 17 de noviembre de 2013

La revelación de Morgan Capitán William Morgan Eloy Reverón

En Estados Unidos estalló una reacción antimasónica producto del surgimiento de un partido antimasón que había seguido al poder oculto, según uno de sus fundadores Taddeus Stevens (1792 1868), se debía a la impunidad en un crimen cuyos autores habían sido los miembros de una logia que habían ajusticiado a uno de sus afiliados por revelar el secreto masónico en un libro de su autoría. No pudieron sentenciar a ninguno de ellos porque ni si quiera apareció el cadáver de la presunta víctima, el hermano Willian Morgan (1775 – 1826). Después de este escándalo, el libro se vendió muy bien gracias a esta macabra publicidad, pero la popularidad de la masonería estadounidense se derrumbó hasta la posterior llegada del general Albert Pike, quien redactó el dogma y ritual de los 33 grados, y después le diera un relanzamiento diferente. Hubo decretos de proscripción de la masonería en muchos países. 
Willian Morgan (1775 – 1826)
Durante esos años de auge de la masonería estadounidense, al parecer, comenzaba la masonería a mostrar sus primeros signos institucionales en Venezuela a partir de 1824, fecha cuando la tradición masónica, y algunos datos aislados, nos señalan como el posible año de la fundación de la Gran Logia de la República de Colombia con sede en la ciudad de Caracas, presidida por el Licenciado Diego Bautista Urbaneja (1782 1856).